4. ¿Es necesario que Dios revele una religión?