Un minuto a la luz del Espíritu Santo. Día 24