¿Por qué nos brincamos pasos al corregir?