23. La virtud que puede arreglarte la vida... el orden