Un minuto de Fe. Un corazón desinteresado para seguir a Jesús.