52. Esteban, el hombre bueno