¿Es mejor ser ateo que ir a la Iglesia y vivir odiando según el Papa?