¿Es lo mismo corregir que juzgar?